domingo, 16 de abril de 2017

Para Ser Feliz


Queridos amig@s,

Esta bloggera ha vuelto a las pistas ciber. Me tomé un tiempo largo, seis meses.

Como tema del regreso hablaré del compromiso.
¿Por qué es tan difícil que las personas logren comprometerse, por qué el temor al compromiso?

¿Cómo se manifiesta la falta de compromiso? En que la palabra no se sostiene en el tiempo.
Y este tema, se relaciona con el de los valores, la persona se la juega a medias, se compromete a medias. Ni muy adentro ni muy afuera. Se manejan medios valores, medio compromiso.

En el wasap de último minuto se rompe el compromiso, no se sostiene en el tiempo, no se hacen compromisos a largo plazo, porque sólo se sabe cinco minutos antes lo que se hará. "Veámonos más adelante".... y nunca pasa... "te llamo...." nunca llama. "Nos vemos mañana".... y el mañana nunca llega.
Es una persona tibia, como un merengue, duro por fuera y blando por dentro. Persona débil. No se moja la camiseta, no se quema, "no se la juega".
El sí es no. "sí, voy" y nunca pensó en ir. "No seamos exagerados".... entibia los valores.
Amistades débiles, con poco desarrollo de la intimidad. Sólo desarrollada por cuestiones superficiales, relaciones pasajeras que no los comprometan.

Cuando vives a medias, buscas amistades, relaciones afectivas, compromisos a medias. ¿Esperas que alguien se la juegue por ti, si tú no eres capaz de jugártela por algo, o alguien? ¿Cómo puedes pedir, esperar fidelidad, felicidad, profundidad del ser y respeto de los demás, si te falta integridad?

Ejemplos de un José Miguel Carrera, de un Manuel Rodríguez parece que se perdieron en la historia. Estos líderes, grandes hombres, se la jugaron con todo. Incluso con su vida. El tremendo ejemplo de Jesús, que se la jugó con su vida, su integridad física, que se dio por completo. Que fundó una iglesia que hasta hoy está vigente. Parecen seres extraordinarios, extraterrenales. Pero ¿por qué? ¿Cuál es la razón de la tibieza del corazón, de los afectos, de los compromisos, de la vida misma?

1. Miedo. Sí, tienen miedo a entregarse y ser estafados, defraudados y sufrir. Pero si no confías a fondo, ¿cómo podrás conocer a los verdaderos amigos? Si no entregas todo, ¿Cómo esperas que en algún momento llegue alguien que te lo entregue todo?
La Madre Teresa de Calculta, decía que había que amar, y continuar amando, siempre.
2. Falta, ausencia, carencia o desconocimiento de los valores. Sí, las escalas valóricas hoy día están algo relajadas, todo es relativo, no hay respuesta radicales. Y lo curioso es que todos esperamos respuestas radicales. Queremos respuestas radicales. Buscamos la verdad. ¿Cómo esperar verdad si, no entregan verdad? ¿tan difícil es ir con la verdad por delante?
3. Temor al compromiso, quieren, buscan ser amados con lealtad y fidelidad pero no entregan lo mismo. Temor a comprometerse porque tienen miedo a qué sepan cómo son y creen que sabiéndolo los dejarán, no se autovalidan a sí mismos. No son capaces de comprometerse con una causa, no tienen tiempo. Viven la vida como un pajarito, van de ramita en ramita, sin quedarse en ninguna.
4. Baja autoestima, no se quieren o se quieren poco a sí mismos, esto hace que no se convenzan que alguien los querrá tal como son. Tienen temor a ser abandonados, a sufrir.
5. Baja tolerancia a la frustración, no aceptan las verdades y las cosas tal como son, o que los resultados de sus acciones, tienen que ver directamente con esto último, precisamente con sus acciones. Hay que asumir que, las acciones tienen consecuencias. Y que los resultados son eso, sólo resultados. Para la próxima nos irá mejor.

En Elogio al Amor del filósofo francés, Alain Badiou, dice que el amor hoy día es considerado a cero riesgos, como la guerra cero muertos. Nada de riesgos, hay que amar estando asegurados. Nada de exponerse demasiado. Nos dice "Todo viene a ser lo mismo. La guerra "con cero muertos", el amor "con cero riesgo", nada dejado al azar, ningún choque. En ello veo, con los medios de una publicidad que todo lo abarca, una primera amenaza al amor, que yo llamaría "amenaza de la seguridad". Después de todo, no está muy lejos de ser un matrimonio de conveniencia. No en nombre de la imposición familiar por parte de unos padres despóticos, sino en nombre de la seguridad individual, por un acuerdo previo que evita todo peligro, todo choque y, en definitiva, toda poesía existencial, en base a la primacía esencial de la ausencia de riesgo." 


Nunca dejen de intentarlo. Es más feliz quien más da, quien más ama, quien al final de su vida puede decir que se la jugó por una causa, por un amor, por sus amigos, por su familia, por su país, por una creencia. Eso da profundidad y valor al ser, el resto son personas del montón, común y corrientes, y al final y al cabo, Uds. ¿acaso no buscan ser especiales y trascender?

Hasta la próxima!
Solange Anjel
 












Para Ser Feliz

Queridos amig@s , Esta bloggera ha vuelto a las pistas ciber. Me tomé un tiempo largo, seis meses. Como tema del regreso hablaré del co...